Los que critican a los demás gozan hacerlo como animales casando su presa

por pedro belmares olvera

 

Atreves de los años he afirmado esta teoría si tu críticas a los demás algún día serás tú el criticado, creemos tener el privilegio de criticar y juzgar vidas ajenas porque la tecnología que tenemos a nuestro alcances y eso sucede en las redes sociales, y me ha tocado ver como deshacen a la persona en cuestión, es como un vorágine animal buscan su presa para destruirle.

 

Pero no busco que la gente cambie, trato de en entender a esa gente que le gusta criticar, que goza destruir con un comentario, pero esa clase de personas  ya es como un deporte y es una cacería, pero para el criticado no es nada fácil porque no sabe cómo defenderse.

 

Cuando la crítica se vuelve constante y vicioso, contra una persona probablemente no está haciendo una evaluación saludable de tus errores es como un mecanismo de defensa conocido como “proyección”. Te ven como un espejo, critican las cosas que no les gusta acerca de ellos, su vidas son tan miserables envueltas en sus mismos escrúpulos que no encuentran la salida en ese infierno.

 

Seamos personas correctas viendo a los que nos rodean como seres humanos,  sin criticar errores ajenos, cuando tú mismo tienes errores en tu vida, NO ERES PERFECTO… pues un poco de humildad y comprensión hacia los demás deberías tener ¡Los humanos no somos perfectos! ¡Deja de criticar y sé comprensivo!

Opera Captura de pantalla_2018-11-14_181544_photoeditor.polarr.co

Advertisements

no sabemos pedir perdón

Los seres humanos somos incapaces de hermandad nuestros errores, y cuando pasa el tiempo más nos damos cuenta que hemos herido alguien que amamos, hay hermanos que jamás sean perdonado y hay una distancia que se hace un abismo, el perdón es nefario para unir a dos personas.

Pero todo depende de la voluntad y decir me equivoque al herir tus sentimientos, Todos cometemos errores, metemos la pata y nos equivocamos. Habitualmente cuando esto sucede nos damos cuenta rápidamente: igual que hacemos o decimos también contamos con un mecanismo de evaluación que ponemos en marcha casi de manera automática y que nos insta a pedir perdón.

 

A veces, nuestros fallos perjudican o van en contra de las personas que queremos, por contradictorio que pueda parecer. Quién no ha herido alguna vez con un comentario fuera de tono, con una acusación infundada, ha juzgado a alguien sin el tener menor derecho a hacerlo o ha pagado un enfado consigo mismo con la primera persona que ha encontrado.

 

Cuando esto pasa y nos damos cuenta, solemos afrontar la tarea de pedir perdón o disculpas. Algo que desde fuera parece tan sencillo a menudo se convierte en un proceso complicado: podemos pensar que pidiendo perdón estamos reconociendo no solamente nuestro fallo sino también mostrando nuestra debilidad.

 

También puede suceder que la persona que ha recibido el daño nos haya dañado a nosotros antes y no se haya disculpado ¿Por qué deberíamos de hacer ese esfuerzo si la otra persona no lo ha hecho?

 

“Pedir perdón no siempre significa que estamos equivocados y que el otro está en lo cierto. Simplemente significa que valoramos una relación mucho más que a nuestro ego”

Otras veces son las propias circunstancias, simplemente no volvemos a coincidir con la persona a la que hemos dañado; en ocasiones la vergüenza también actúa como barrera limitante. Finalmente, un motivo que se puede unir a los anteriores es que no sepamos cómo hacerlo.

 

Así, una buena disculpa tiene tres partes

Si quieres aprender a pedir perdón de la manera correcta, debes saber que hacerlo bien consta de 3 partes que no se pueden suprimir. Cada una de ellas tiene su importancia. ¿Cuál de estas 3 partes es la que más te cuesta?

 

  1. Lo siento

Cuando pides disculpas le dices a la otra persona que haberla herido de alguna forma te ha hecho daño a ti también, que no es lo que querías que pasara y que si pudieras volver atrás lo harías de otra forma.

 

Con esta parte, de alguna manera abres el canal empático con la otra persona y preparas un canal de diálogo en el que los principales protagonistas sean los sentimientos. Si consigues esto, vas a poder acceder a lo más profundo de la herida que has causado y curarla desde lo más profundo

 

  1. Ha sido mi culpa

Cuando pides disculpas asumes la responsabilidad de lo que ha pasado. Asumes que has sido tú y no otra persona la que carga con la responsabilidad de lo que ha pasado. Esta parte, refleja la madurez de la persona que se disculpa y a la apersona que la recibe le trasmite confianza.

 

  1. ¿Cómo hago para corregirlo?

A veces le daño que hemos hecho no se puede reparar de manera inmediata pero otras veces sí y muchas veces no sabemos cómo hacerlo. Restituir voluntariamente a la persona dañada o mostrar la voluntad de hacerlo le mostrara que le damos toda la importancia que merece.

 

Muchas veces sólo es tiempo, la persona dañada necesita saber que la disculpa que estamos haciendo no es un mero trámite o una manera de echar tierra sobre el asunto y considerarlo cuanto antes agua pasada.

 

“… no hay peor falacia que pedir perdón por el pasado cuando se actúa con parecida soberbia o ceguera en el presente”

 

Si tu perdón contiene estas tres partes tendrás muchas más posibilidades de que sea efectivo y de que la persona que lo recibe entienda y se se sienta reconfortada por lo que quieres trasmitir. En ocasiones, las palabras las lanzamos porque hemos aprendido a decirlas así. “Te quiero”, “lo siento”, son algunas de las más utilizadas y que terminan perdiendo su sentido.

 

Pedir perdón de la manera adecuada le hará saber a la persona a la que va dirigido que en verdad lo sentimos, que se lo decimos de corazón y de que estamos dispuestos a no volver a hacer lo mismo.

la santa muerte y un relato

Es todo un misterio hablar de ella, pero quien la conoce y le ha pedido a ella saben que no es un juego porque te puede quitar hasta la vida, estoy hablando de la SANTA MUERTE me han contado historias que me he que dado perplejo, que los que le piden no la pueden engañar lo que tú le pides se te dará, pero haya tu si no les das lo le prometiste.
El culto a la Santa Muerte se ha extendido de tal forma en México que quienes lo profesan han decidido no ocultar más su fervor y han puesto altares en la calle para que cualquiera que requiera su ayuda pueda invocarla, sus promotores la presentan como una «ENTIDAD ESPIRITUAL» que ha existido siempre, desde el principio de los tiempos hasta nuestros días, por lo que maneja una energía denominada e la energía de la muerte, capaz de materializarse en una figura, que concentra tanto la fuerza creadora como la destructora del universo. Según ellos.
El creyente en la Santa Muerte puede aprender a manejar esta fuerza, que emana de sus imágenes consagradas, puesto que la Santísima (otro de sus nombres) es una de las protecciones más fuertes que existen.
Para sus devotos, la Señora, como la llaman afectuosamente, es capaz de aparecerse y manifestarse corporalmente o imprimir sus imágenes en diversos lugares. En libros y revistas en los que se promueve su culto, narran las intervenciones milagrosas que han vivido, en las que la Santa Muerte los ha librado de múltiples peligros y les ha ayudado a resolver problemas complicados.
Pues esta historia que me contaron hace poco si me erizo los pelos, era una señora de un barrio muy pobre fiel a la santa muerte, pues en estos tipos de barrios son más fieles a la santa muerte, en una ocasión le levantaron a su hijo, ya jamás supo que paso, esta señora era hermosa con una caballera muy larga, todas las mujeres la envidiaban por su pelo, aún estaba angustiada la señora por su hijo fue hacia al altar donde estaba la santa muerte, yo te ofrezco mi hermosa caballera a cambio tú me entregas a mi hijo.
Así pasaron varios días y los mismos lugareños hallaron un cadáver de un muchacho muy cercas de allí, lo que hicieron es que fueron a decirle a la madre del muchacho que era la hermosa cabellera, al saber ella fue tanto su enojo que maldijo a la santa muerte.
Después de semanas la señora iba perdiendo su caballera hasta quedar completamente calva, ya nadie la reconocía, después envejeció se hizo muy pequeña al final murió, pero yo me imagino que historias como estas a de haber muchas, por eso México es rico en misticismos y en creencias, más haya que crean o no nuestra cultura y costumbres no se comparan con ningún país.

0823f313318483.562725f6ddeb9.jpg

Captura de pantalla 2018-10-30 16.04.31

Porque ya no hay hermandad en la actualidad

por pedro belmares olvera

Porque no hay hermandad, alguien me decía que escribiera. Y la razón es muy simple porque solo nos importa lo que nos suceda a nosotros mismos, no hay el bien común ni el amor al prójimo eso se quedó en el pasado.

Tal vez nuestros abuelos si les preocupaba ayudar a cualquier persona sin esperar nada a cambio, existía la confianza le podías abrir las puertas de tu casa a cualquier extraño y regalarle un vaso de agua, pero el miedo se apoderó nosotros y vivimos en cerrados en nuestras casas y si alguien se está muriendo allá fuera no nos importa.

Puede ser que la inseguridad se a propio de nuestro miedo en nuestra actualidad, o será el egoísmo que no nos deja hermanarnos con cualquier persona extraña, si alguien pasa un accidente o es asaltado no nos preocupa en lo más mínimo somos, ya somos parte de un delito.

Así somos y nadie nos va a cambiar, el egoísmo es señal de que somos débiles, la persona egoísta teme dar un poco de su tiempo, dinero o esfuerzo a los demás porque tiene miedo de las consecuencias que podrían ocurrir al dar a los demás.

El miedo y el egoísmo no se pueden detener o cambiar de la noche a la mañana, y es por eso que nuestro mundo está complicado en nuestros días, no hay ni bondad ni solidaridad solo pasan desapercibidas, o no ocupan tanto espacio en nuestras vidas debido a esas dos cosas que siguen atando en un nuestro día a día.

La hermandad la podemos ver en la familia que es evidente que es la sangre que nos une, y nos preocupa que es lo que pasa al otro, porque es el amor que nos profesaron nuestros padres, podemos ver que si hay familias separadas por la envidia y el egoísmo. Cuando ya no están los padres muere también el amor.

Pero que podemos decir de las amistades, son fortuitas y relevantes pero también duran poco, pero se podría decir que como una planta si no la riegas constante o se te olvida, se termina esa relación, pero creo que tampoco se debe de confiar tanto en una amistad y a la mejor me escucho egoísta, como podemos ver somos miedosos y egoístas y nada va a cambiar nuestra manera de ser y de pensar.

 

Espero que le haya gustado este tema y me lean muchas gracias.

Todos hemos fracasado de algún modo, pero no todos podemos aceptarlo

por pedro belmares olvera

Cuantas veces has escuchado la palabra fracaso en tu vida, y te pones a pensar que la vida tienes bajas y altas pero aprendes a superarlo o a llevar tu vida así,
Mientras que estamos aquí todo pasa de prisa y nos acostumbramos a cometer errores y de alguna manera a fracasar, pero nuestra vida no tiene que ser perfecta y no lo somos.
Pero de alguna manera nos pasan la factura del daño que hicimos a nosotros mismos ya sea en el pasado o en el presente.
El viernes al terminar mi terapia me quede pensando en todo aquello que no quise hacer de niño y que hoy me recrimino, cuantas veces mi madre me ha dicho que yo tengo la culpa por no caminar y talvez nunca lo acepte, de niños no sabemos pensar en lo que uno puede provocar por no quererlo hacer lo que te decían tus padres.
Esa tarde me quede pensando que he fracasado en muchos aspectos, pero siempre está el ahora para reaccionar y pensar que en la acción que tomes es para ser un poco mejor en lo que hagas, la terapia me ha servido no solo mi bienestar sino también para darme cuenta de mi fracaso.
Yo le diría que si se han dado cuenta que se han fracasado pues acéptenlo como es, si aún Dios nos da vida para enderezar el camino el día de mañana debemos de agradecerlo

“Puedo aceptar el fracaso, todos fallamos. Pero no puedo aceptar no intentar algo”. MICHAEL JORDAN, EXJUGADOR DE BALONCESTO.
Cada fracaso le enseña al hombre algo que necesitaba aprender. (CHARLES DICKENS)

He fallado en muchas cosas, pero nunca he tenido miedo. (NADINE GORDIMER)

LA RED DEL MAL

por pedro belmares olvera

 

Las redes sociales desafortunadamente están mal informadas y con muchas notas falsas, también se sabe que los usuarios solo ven los títulos de las noticias pero no la leen completa la información.

Pero todo lo que pasa tal como en FACEBOOK es parte de la libertad de expresión pero se convierte a la vez en libertinaje, pero también nos encontramos con un abuso donde todo mundo se queja y se quiere vengar, cuanto racismo que al final termina siendo una red de maldad, no estamos haciendo nada positivo y al comentar lo que creemos que estamos bien lo que decimos no está bien, porque es nuestra perspectiva como nosotros vemos las cosas.

En muchas ocasiones veo publicaciones que me pregunto cómo está la gente perdiendo el tiempo despotricando a quien sea hasta la misma religión católica pero pudrían ser una persona.

Vuelvo a lo mismo podemos formar nuestro propio criterio pero no deberíamos de expresarlo si no quedárnoslo, porque a quien podemos afectar, pero miren he pensado que como manejamos las redes sociales no me quiero imaginar como va hacer la gente en el futuro y que riesgo habrá para cualquier persona sea un menor o quien sea.

Estamos llegando acostumbrarnos a la violencia, la violación, y el asesinato como algo normal, no buscamos el camino para hacer el bien si no lo contrario, entonces uno se pregunta a donde queremos llegar y porque una red social nos convierte totalmente en lo que no queremos ser.

 

Empiezo a creer que todo depende de nosotros mismos para no hacer el mal, debemos de comportarnos como personas de bien y no causar ningún daño ni en la vida ni en nuestra red social.

Los pies en el piso para aceptar tu discapacidad

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, sentado

por pedro belmares olvera

Me he puesto analizar a través de los años que una persona con discapacidad no puede soñar con una vida normal eso de decir o soñar en casarse o tener hijos, debe de profesar su discapacidad y debe de aceptarla.

A la mejor yo estoy en un error y si pueda estar equivocado, pero si esa persona se cree ¨normal¨ se va topar con la realidad y los obstáculos puedan que sean más grandes al creer ser lo que en realidad nunca va a ser.

Pero he experimentado la sensación desear ser otra persona y soñar con tener una relación, cuando despiertas de ese sueños y terminas negando tu realidad y tu discapacidad, acepta que tienes limitantes que no puedes saltarlos, pero sobre todo tener los pies en el piso para no querer soñar.

Enamorarse es bonito pero al fracasar cuando la otra persona que es ¨normal¨ te termina rachando en muy doloroso, una persona que nace con una discapacitdad debe hacer su vida pega a su familia a sus padres e hermanos y hermanos y su corazón no tendrá la necesidad de amar ni es esperar el amor.

Mi vida hoy es más tranquila y mi corazón a llenado esos huecos vacíos con el amor de los míos y así soy feliz, nada le pido a la vida.