en ocasiones decimos que no podemos a elegir a nuestra familia de sangre y aun que quisiéramos, pero es un hecho que si podemos eligir es a nuestros amigos que con el tiempo se hacen parte de una nueva familia que nosotros formamos y la valoramos tanto como la familia de sangre.

al reencontrarnos en cada reunión encontramos la fraternidad también se hallan la alegría y la felicidad al convivir  solo con verse un día, creo que eso es saludable también entre hermanos de sangre verse diferente y olvidar los problemas que tenemos día a día, enseñarles a nuestros hijos a convivir con los demás a no pelear por que ellos son el reflejo de nosotros los adultos.

elegir a nuestra nueva familia formada de buenos amigos y disfrutar de cada convivió eso nos anima para seguir adelante en el mundo de violencia en que vivimos,  la convivencia entre seres humanos nos ayuda a combatir lo que pasa en el país.

Advertisements