Cuento siempre estuvo allí

este cuento nos hace ver que en el matrimonio  la rutina  se instala en la pareja y la destroza.

Siempre estuvo allí 

Pablo y Marcela eran una pareja que durante 10 años fueron muy unidos nunca pudieron tener hijos pero los dos eran felices  así , un día un amigo de  pablo le ofreció trabajar en el gobierno, llevaba ya  tres años  pero sus vidas cambiaron, pablo siempre estaba en reuniones y poco  a poco descuidó  su matrimonio, el siempre estaba viajando al extranjero, había  veces que no iba a su casa  o casi siempre cuando llegaba a su casa,  Marcela ya estaba  dormida, así pasaron 3 años mas el era tan diferente; los fines de semana pablo se los dedicaba a sus amigos en el club, Marcela sabia  que  su esposo tenia  muchos compromisos  por el cargo que le dieron, y se conformaba con verlo  de vez en cuando, ella siempre lo esperaba a comer o a cenar,  nunca descuidaba  esos detalles que a el le gustaban aun que  nunca los notaba, un día el amigo de pablo lo despidió  de su cargo sin darle ninguna explicación dando le la espalda,  aunque pablo    pensaba que el era un verdadero amigo,  se acordó que lo único que tenia  era su esposa, al llegar a su casa vio la mesa puesta y pensó ¿tendrá visitas? al verla le pregunto ¿a quien esperas a cenar?. Ella le contesto – al amor de mi vida   pablo  se quedo anonadado y con lagrimas en los ojos pensó  -la  he descuidado por  completo,  tal vez se cansó de esperarme tantas veces  y encontró otro hombre,  ahora  comprendo que he perdido mi matrimonio por la obsesión del trabajo  , Marcela lo saco de sus cavilaciones diciéndole   – ¿sabes quien es el amor de mi vida? Y enfáticamente dice ¡tu!, todos los días te he estado esperando, cada noche te preparo de cenar desde hace 13 años;-  pablo se dio cuenta que no había perdido a su mujer al contrario que desde ahora  iba a luchar por e se amor, engrandecerlo ya que ella siempre estuvo allí sin embargo el poco a poco la había olvidado.

Moraleja a veces  no sabemos valorar a los demás que están a nuestro alrededor, ya que sabemos lo que tenemos hasta que lo vemos perdido.

por pedro belmares olvera

Respondi

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Ŝanĝi )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Ŝanĝi )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Ŝanĝi )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Ŝanĝi )

Connecting to %s