Nuestras malas experiencias en la vida nos sirven para dos cosas, una de ellas  para recordarlas como algo que nos paso, la otra es más significativa que nos ayuda a crecer como personas, quien no se acuerda cuando éramos niños y tantas caídas en la bicicleta y las marcas y heridas se la mostramos  a nuestros amigos como triunfos, y ahora de grandes nuestras malas experiencias las vemos como algo malo que nos paso y guardamos rencor hacia las personas y echamos culpas.

No debe verse la vida con temor a algo que nos va pasar, todas experiencias son buenas para nosotros, Creemos que estamos viviendo con el pensamiento y la perspectiva cuando estamos felices y cuando las cosas van bien. Nos olvidamos de que el curso natural de expansión incluye la contracción.

La expansión es un proceso

Cuando empezamos a ampliar, comenzamos a permitir que todas las partes de nuestro ser que emerjan. Situaciones comienzan a surgir que arrojar luz sobre lo que todavía no está curado o evolucionó. Si juzgamos nuestras experiencias como el bien y el mal, vamos a cuestionar en vez de confiar en el proceso. O, mejor dicho, nuestra mente ego hará todo lo posible para volver a tomar el control de nuestros patrones de pensamiento.

Advertisements