pedro belmares olvera

 Hay cosas en esta vida que no soporto ver que un hijo le grite a su padre, a veces los hijos no tenemos ni tantita paciencia y puede que nos desespere nuestros padres, pero lo que hay que darse cuenta que ellos ya son personas de la tercera edad.

Siempre he escrito de la tercera edad y la atención que deben recibir los padres de sus hijos, y nada nos cuesta  ser tolerables con nuestros padres, y ¡si! yo también soy hijo  y ha veces les grito y me arrepiento después, es muy difícil ver como son los demás con sus propios padres hasta tus propios hermanos y no por decirles decir que están mal.

El amor de nuestros padres siempre será el mismo, ese amor no cambia ni se desvalúa ni con el tiempo, de niños somos tan consentidos que cualquier travesura o berrinche ellos nos lo soportaban nos tenían toda la paciencia del mundo, y ahora que nuestros padres están grandes no podemos hacer lo mismo, pues todo nos irrita si no escuchan o si no hacen las cosas bien.

Ya no quiero decirles que también vamos a envejecer, solo les quiero decir que el momento en que estemos con nuestros padres hay que disfrutarlo porque ellos se irán sin decirles cuanto los amaste.

Hoy debemos ser buenos  con nuestros padres  y dar ese buen ejemplo a nuestros hijos si queremos recibir el mismo amor.

Advertisements