por pedro j. belmares

Creo que todos hemos dejado pasar las penas y los rencores que nos hacen los demás, pero no es nada sencillo decir que nada ha pasado.

Cuando por dentro de uno  todo está grabado, a veces no quisiéremos no dañar a la persona pero lo hacemos sin darnos cuenta.

 Hoy me he sentido con ganas de liberar todo aquello que me tiene atado a esta pena que uno va cargando en morral, poder decir que hay esperanza y que las divisiones entre las personas se desaparecerán.

Hoy he comprendido que mi camino siempre encontrare espinas que me dolerán pero creo que poder soportar el sufrimiento y dejarlo ir.

Es tiempo de acercarme a todas aquellas personas que tal vez creí que no me querían y abrirles mi corazón sin espinas.

Ya es el momento de dejar los rencores y amar sin miedo.

 

 

 

Advertisements