amistad, dar, Dios, pedro belmares

Lo que tenemos todo y los que no tienen nada

76c7b320008595.562e3fab672db

POR PEDRO BELMARES OLVERA

 

Podemos quedarnos a observar a las personas que no tienen nada, y así continúan trabajando a un que el cansancio y el esforzó sea mucho.

Hoy visite a una amiga que tenía rato de no verla, y si puede ser egoísmo de mi parte al no ir a verla, porque si quieres a alguien vas y lo visitas, esta mujer ha sido un ejemplo para mí de cómo le hecha ganas vendiendo dulces en una escuela de rehabilitación, ella es discapacitada como yo pero se siente una chica normal.

Este vez que la vi y me causo dolor su condición económica con una silla de ruedas toda dada al traste y su mochila toda rota, eso medio un jalón de que muchas veces reniego por cosas sin importancia.

Cuando en el mundo hay personas que quizás no tienen nada, y así salen adelante y como ella que nos da ejemplo para muchos y también me sumo porque tal vez nunca agradezco a mis padres y hermanas, y quizás lo que hago en mi vida no se iguala a lo que ella ase por llevar el pan a su casa.

Por eso me cayó como un balde de agua fría con ver sus carencias, nos pasa a menudo que vemos las necedades de la gente en la calle y no somos para dar algo que no sean migajas como muchas veces sucede, y como decía la madre TERESA DE CALCULTA dar hasta que duela. ¿Y porque no lo hacemos? Por qué dar escuchas que siempre damos.

Espero que como yo puedan recapacitar y si pueden ayudar a los que menos tiene, eso nos    abrirá el camino a Dios y hacer lo que el tanto nos pide.

Advertisements
amistad, MEXICO, pedro belmares

tener una memoria selectiva

students-1177716_960_720.jpg

por pedro belmares olvera

El otro día leí un escrito de un gran amigo y que siempre me muestra sus artículos que sale en el siglo de torreón, y él hablaba de cuando estaba en la primaria y de su grupo de 1954, que todavía él ha visto a varios de sus compañeros, que algunos viven en diferentes ciudades, pero también pudo rencontrarse con su profesor que radica en saltillo, el me pidió que escribiera mi opinión la cual le gusto mucho.

Y es que nuestra niñez es da mejores etapas de la vida y recordad cuando estaba uno en primeria son gratos recuerdos que atesora, sé que cada quien vivió esa etapa de la escuela y recordamos los buenos maestros pero también los malos, los amigos, los juegos, y el primer amor e inocente, en nuestra memoria tenemos que tener guardado lo que fue nuestra niñez y tenerlo presente.

Decía en el pie de su escrito una de MARIO BENEDETTI  No, no sufro de amnesia; solo me acuerdo de lo bonito y de lo que quiero acordarme. Se llama memoria selectiva, y es muy saludable tenerla.

mi-libro-de-segundo-ao-de-primaria-de-1960-1-638

amistad, pedro belmares

ser el mediador entre dos

pair-707506_960_720

por pedro belmares olvera

Cuando uno intenta resolver las marañas de dos personas que discuten entre sí, es muy difícil no salir ileso al defender a uno o al otro, y es que somos tan frágiles que cualquier comentarios nos perjudica y  nos inflamos de coraje porque la persona de al lado   nos  ha herido , el perdón es un concepto no razonado para el hombre aunque tenga  fe entre comillas, sin embargo nunca va desistir  del agravio que le hicieron sin poner siquiera en la balanza lo que el otro le diga talvez el perdón no pero si que estuvo en error, el tiempo a veces juega un papel importante en resarcir las heridas, pero muchas veces ni el tiempo le sirve a la persona agraviada.

En este conflicto están los seres humanos en guardar el rencor como si eso los pudiera defender de los demás para que  si la otra ya saben qué hacer, por otro lado están los que no permiten que no los humillen y cargan  con un enorme ego, en la vida vamos a encontrar a personas de todo tipo algunos con el afán  de buscar pelear por todo sin importarles con quien se enfrentan, y otros más civilizados que si aceptan el perdón.

No hay que ser un mediador entre dos personas que uno no persona y el otro no acepta su error tan grande fuese la ofensa, solamente se trata que razonen y que se acepten como son, que la disputa no haga olvidar su amistad.